Cómo preparar una zona de estudio en casa

Ya falta poco para la vuelta a la rutina, pero este año quizás sea diferente. Teletrabajo, clases online… el cambio nos hizo aprender la importancia de tener una zona en casa preparada para el estudio y el trabajo. Descubre qué factores debes tener en cuenta.

Compaginar la vida personal con el trabajo o los estudios no es tarea fácil, más cuando la distribución de nuestras viviendas no está preparada para ese fin. Tener un lugar destinado al trabajo que facilite el rendimiento y la concentración, es de vital importancia. Lo ideal sería tener una estancia específica para este objetivo, pero muchas veces tenemos que adaptar un rincón de otra habitación, como el salón. Para ello, te proponemos algunos consejos que puedes aplicar en tu casa.

Dónde ubicarlo

Es importante que el lugar que escojas sea cómodo, tranquilo y lo más insonorizado posible para evitar distracciones y favorecer la concentración.

Debes asegurarte que dispongas cerca de tomas de enchufes para los dispositivos electrónicos y una toma de conexión para internet. Es recomendable que utilices cable en lugar de wifi, tendrás mayor velocidad y es más saludable.

Si este lugar de trabajo se sitúa en una estancia destinada a otro uso, como el salón, es importante delimitarlo para separar la vida personal de la profesional. Con la propia mesa o con mobiliario tipo estanterías modulares, que sirven de celosía, conseguirás crear un espacio con límites visuales que separarán las diferentes zonas y funciones de cada una.

El lugar de estudio debe de estar ubicado en una zona tranquila, cómoda y sin ruidos.

Ten el material al alcance de la mano

Todo el material que necesites para trabajar o estudiar tiene que estar a tu alcance cuando lo necesites. De esta manera evitarás levantarte continuamente y perder tiempo buscándolo.

La pared es un lugar perfecto para tener libros, documentos o ese tipo de cosas que artículos que ocupan más espacio.

Las baldas, paneles con rejilla o incluso cajas colgadas en la pared son grandes aliadas para cumplir esta función. Puedes combinarlas adaptando la composición a tus necesidades y al espacio donde se ubique el escritorio.

Las baldas, paneles con rejilla o cajas, son perfectas para organizar el material de trabajo.

Utiliza una iluminación adecuada

La luz que utilices es muy importante. Si tienes la oportunidad, prioriza siempre la luz natural y sitúa la mesa frente a una ventana. Asimismo, las paredes que rodean ese espacio deberían ser lo más claras posible para reflejar una mayor cantidad de luz.

En las horas de menos luz solar, utiliza una luz cálida si trabajas con ordenador. Ya que compensará la cantidad de luz azul emitida por este y se producirá un equilibrio cromático que favorecerá la concentración y reducirá la fatiga visual. Puedes utilizar una luminaria auxiliar puntual con luz blanca para los momentos en los que trabajes solamente en papel.

La ventilación y la temperatura también son dos factores fundamentales a hora de favorecer el confort y, por lo tanto, el rendimiento.

Utiliza luz natural en la zona de trabajo o estudio.

Cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa

Todo el material como bolígrafos, calculadora, gomas… debe estar bien organizado y clasificado. Es recomendable colocarlo por categorías, de manera que resulte cómodo y fácil de encontrar.

Cuantos menos elementos mejor, por lo que es mejor que retires todo lo que no necesites para evitar distracciones y mantenerlo siempre ordenado. Desecha bolígrafos que ya no funcionen o pen drives que no utilices.

Las cajitas de madera, cubos de metal o cestas son perfectos para clasificar este tipo de elementos. Incluso puedes utilizar un macetero de metal como lapicero o una cajita para guardar los cascos de música.

Los maceteros, cubos o cestas son perfectos para organizar el material de estudio como bolígrafos o lápices.

Decoración motivadora

Podemos utilizar fotografías, láminas o cuadros con imágenes que nos motiven. Las frases positivas y las ilustraciones con elementos que nos animen y nos aporten energía, son perfectas para colocar en portafotos colgados de la pared o apoyados en algún estante.

Los portafotos múltiples son muy útiles para crear composiciones con elementos relacionados entre sí y sacar tu lado más creativo. Puedes consultar aquí el post sobre decoración con portafotos, donde encontrarás ideas que te resultarán muy útiles.

Los paneles con luz LED son perfectos para crear frases motivadoras y son muy versátiles para poder cambiar su contenido cuando necesites un pequeño cambio.

Los cuadros o portafotos con frases motivadoras aportan energía a la hora de trabajar.
Los

¿Ya tienes decidido cómo va a ser este espacio de trabajo o estudio? Podéis compartirlo con nosotros utilizando el hashtag #casasmicasa o etiquetándonos con @tiendas_micasa.