7 ideas para decorar con portafotos

Además de servir como soporte para fotografías o ilustraciones, los portafotos forman parte de nuestra decoración, incluso llegando a ser los protagonistas de alguna estancia.

El tipo de moldura, las composiciones que creamos con ellos y el contenido que enmarcan en su interior, son determinantes para aportar personalidad a los distintos ambientes de nuestra casa.

Te proponemos algunas ideas originales para que vistas tus paredes con tu toque personal:

Wall gallery

Si dispones de una pared amplia, esta solución es perfecta para decorarla con estilo. Se trata de crear una galería de fotos en las que puedes crear una composición basada en una temática. Por ejemplo, recuerdos de tus viajes, momentos familiares o incluso portadas de revista. Puedes emplear fotografías a color o centrar tu galería sobre fotos en blanco y negro, ¡el resultado siempre funciona!

La clave está en la combinación de portafotos con distintos tamaños y colores, pero que a la vez guarden coherencia entre sí. De esta manera se crea una composición dinámica y creativa.

Si optas por una estética más minimalista, puedes utilizar el mismo tipo de marco y jugar con distintos tamaños y su colocación. En este caso es aconsejable escoger un marco fino, que dé protagonismo a la fotografía y pase desapercibido. Si tu galería tiene como temática las portadas de revista u otro tipo de elementos que tengan un mismo tamaño, la composición debería de ser reticular para que quede equilibrada.

En caso de que te quieras un espacio alegre y con más vida, puedes optar por portafotos más arriesgados, con diferentes formas y colores.

Composiciones inspiradoras

Los lugares de trabajo o estudio deberían de actuar como una fuente de inspiración. Por lo que es recomendable dedicar un pequeño espacio de tu pared para crear una composición decorativa con imágenes que potencien nuestra creatividad y nos estimulen para pensar con más claridad.

Esta composición puede estar formada por fotografías, ilustraciones o cualquier otro elemento que nos resulte estimulante.

Una manera muy cómoda para ahorrar utilizar varios portafotos, son los múltiples. En los que no tienes que preocuparte de crear una composición, sino que ya están preparados para que sólo los personalices con tus propias imágenes.

Otra opción que resultará muy práctica en un escritorio, son los paneles con rejilla. En ellos podrás colocar todo tipo de elementos a modo de collage, desde fotografías hasta colgar notas o tener a mano utensilios que usas habitualmente.

Enmarcando objetos

Otra manera de utilizar los portafotos es como soporte de objetos muy variados, enmarcando plumas; algún artículo de coleccionismo; hojas, a modo de lámina botánica.

Es una idea preciosa para capturar recuerdos con objetos recogidos un día en algún viaje especial o darles un lugar especial a tus colecciones.

Esto convierte al objeto en algo casi mágico, en un símbolo que nos evoca muchas emociones y trae a nuestra memoria el recuerdo de un momento especial.

Si te gusta el estilo natural y prefieres enmarcar hojas o flores, los portafotos en madera son la alternativa perfecta.

Los de estilo más barroco son un marco ideal para artículos de colección antiguos, funcionarán como un elemento decorativo más y serán un punto focal cobrando la importancia que se merecen.

Portafotos con mensaje

Una idea original es utilizar portafotos que contengan un mensaje. Puede ser un soporte con letras o bien, enmarcar una inicial o un mensaje en el interior del portafotos.

Las letras pueden representar las iniciales de una pareja o de los niños de la casa y se pueden mostrar juntas en un mismo marco o separadas creando una composición entre ellas.

Los soportes de madera con letras pueden funcionar como portafotos, quedando integrado de manera discreta y serán una apuesta segura.

Si eres una persona creativa puedes optar por la opción de las letras, creando tú misma el contenido del portafotos. Lo puedes utilizar vacío, emplear una tela como fondo y, sobre esta, encolar las letras.

Portafotos vacíos

Los portafotos sin trasera aportarán un toque de originalidad a esos lugares de la casa que solamente utilizamos como zona de paso y muchas veces no ponemos tanto mimo en su decoración. Es una buena opción para aplicar en la zona de las escaleras o en los pasillos. Estos lugares de paso siempre nos suponen un reto. Algunas personas optan por decorarlos tratándolos como otra estancia más de la casa y otras prefieren dejar sus paredes limpias y libres de decoración. Todo depende de cómo te sientas mejor.

Si te gusta la decoración maximalista y quieres crear un rincón con este estilo, esta es la alternativa perfecta. Es un estilo muy arriesgado y complicado de integrar en las estancias más vivideras, pero estos espacios “muertos “ son ideales para ponerlo en práctica.

Para ello, lo imprescindible es utilizar portafotos con distintas formas (rectangular, cuadrada, ovalada…) y, si quieres aportar un toque de elegancia, puedes emplear un tono oscuro para la pared y pintar todos los portafotos en color blanco.

Los portafotos perfectos para esta idea son los de estilo barroco o modernista, con formas caprichosas y recargadas que nos recuerdan a las de la naturaleza en su máxima expresión.

Para futuras mamás

La decoración de los bebés es uno de los momentos que vivimos con más ilusión, dejando todo perfecto para que se sienta a gusto en su propio espacio. Es una época muy especial, en la que capturamos cientos de momentos a través de fotografías.

Los portafotos pensados para almacenar los retratos de los primeros doce meses son perfectos para guardar esos recuerdos mes a mes y en lugar de tenerlas guardadas, formarán parte de la decoración de su dormitorio.

Portafotos divertidos para habitaciones infantiles

Una de las ideas más acertadas para integrar los portafotos en la decoración infantil es utilizarlos para enmarcar los dibujos de los niños. Muchas veces se guardan en carpetas a lo largo de los años, olvidándonos de ellos. Pero en lugar de almacenarlos, podemos darle una utilidad decorativa, que además será un momento divertido y fomentará la autoestima de los niños.

Al tratarse de decoración infantil es importante que los portafotos vayan acorde con el resto de elementos decorativos y con el contenido que habrá en su interior. Por lo que deberemos de prestar atención al resto de la decoración de la estancia.

Si se trata de un estilo nórdico podemos emplear portafotos de madera más discretos. Si su dormitorio es una explosión de colores, una alternativa perfecta son los portafotos con base blanca y algún toque de color, creando motivos simples como rayas o topos.

Seguro que a ti se te ocurren muchas más aplicaciones para utilizar los portafotos y adaptarlos a tu estilo personal. Nos encantaría ver el resultado compartiendo tus ideas con el hashtag #casasmicasa o etiquetándonos utilizando @tiendasmicasa.